Maneras de diversion en tu piscina

¿Maneras de diversion en tu piscina es lo que estás buscando? Pues no te esfuerces más y adquiere estos toboganes acuáticos, que convertirán a tu pileta en un eterno verano de alegría, adrenalina y emoción. Y, así, al deslizarte por el tobogán, estarás zambulléndote a toda velocidad y pasión en una construcción cuya historia se remonta a siglos antes de Cristo.

El uso de la piscina o alberca (derivada del árabe hispánico “albírka” y del árabe clásico “birkah”) se consolidó para siempre con la popularización de las termas romanas, que a su vez evolucionaron alrededor del siglo V antes de Cristo, de las estancias de baños adjuntas a los gimnasios griegos.

Su instalación en Roma y sus ciudades capitales de provincia gozaron del gusto de los ciudadanos, por lo que trascendieron sus originales rutinas de limpieza y relajación, para efectuar abluciones con sustancias medicinales o aguas con propiedades curativas; también para entrenamientos deportivos de corte acuático y rituales de masajes con óleos especiales. Incluso, ya estos espacios ofertaban baños de vapor, y varios estanques con aguas frías, templadas y calientes. La calificación más extendida de termas proviene de unos baños erigidos por Agripina en el año 25 antes de Cristo.